Volver a los 80… kilos.

30 marzo 2009

Bajar de 117 kilos a 80… desde luego, todo un reto. Un día pesé esos 80, incluso algo menos, pero ya se sabe, dejar de hacer deporte y un apetito voraz, no son conceptos compatibles con una lectura amable de la báscula 😉 .

Así que, con este curioso binomio escribir un blog – plan de pérdida de peso vamos a hacer la prueba de ver cómo esta mezcla de catarsis y reflexión me ayuda en mi propósito de recuperar mi peso ideal.

Estaba en mi peso ideal con 20 años, y a mis 34 estoy notablemente desviado del mismo, con una obesidad manifiesta.

La razón principal que me hace tomar la decisión es lo increíblemente incómodo, y físicamente entorpecedor que es un sobrepeso como el mío. Estoy convencido de que desde un punto de vista estrictamente médico se puede decir que la obesidad es incapacitante.

Las razones médicas, también pesan (nunca mejor dicho), con el mismo nivel de prioridad que la incomodidad manifiesta que produce estar gordo. Estas razones están muy vinculadas con las emocionales que cuento más abajo.

También tengo el deseo de verme mejor desde un punto de vista estético, no sólo son ellas las que sienten la presión de estar esbeltas 😉 .

Y por útimo y no menos importante, tengo razones emocionales muy claras: pensar en la obesidad como enfermedad de largo plazo, significa enfrentarse a una serie de riesgos como la diabetes, la hipertensión arterial, y otras comorbilidades por las que no quiero pasar (me aterran) ni hacer pasar a mi familia. Igualmente, el tener hijos, me hace pensar que quiero darles el mejor ejemplo, y comer como lo hago yo, seguro que no es nada edificante.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: